Por qué los trucos de productividad no cambian tus hábitos a largo plazo

Varita-mágica

La magia de cerca es fascinante—siempre que se vea desde el frente

Si te pusieras detrás del mago, verías cómo sostiene la moneda con el pulgar, cómo esconde la carta en el bolsillo de atrás del pantalón, y… bueno, perdería el encanto.

Como ver una obra de teatro, pero desde atrás, entre bambalinas. Todo el decorado del escenario ahora es solo madera. Y además huele a sudor, pintura, y polvo.

Pero a nosotros nos gusta dejarnos llevar por la ilusión

Como cuando nos cruzamos con el nuevo truco revolucionario de productividad. Es tan simple, pero a la vez tan sofisticado… casi como magia.

Haz esto 20 segundos al día para ver resultados increíbles. Organízate de esta manera para cumplir todos tus propósitos del año. Esta es la guía DEFINITIVA para ser productivo como Elon Musk.

Se nos promete magia en muchos lugares. Pero todo es espectáculo, juego de manos.

La magia de la productividad no está en los trucos

Desde nuestro lado vemos historias de éxito, y nos embotamos con el espectáculo. Unos empezaron durmiendo en el sofá de una caravana y ahora tienen una mansión en Los Ángeles. Otros montaron una web de ingresos pasivos trabajando 15 minutos al día.

Y ahora vienen a compartir sus “trucos” contigo, ¡qué suerte!

Salvo que lo que hace a unos magos mejores que otros no son los trucos. Es la actitud. No es lo que hacen lo que les hace tener éxito, sino en quién se convierten.

Y la “actitud correcta” no es algo que se pueda enseñar en un webinar

Así que podemos comprar libros, ir a talleres y hacer todos los cursos online sobre productividad que podamos pagar. Y saldremos con 500 trucos diferentes. Pero ni una pizca de magia.

Y cuando toque enfrentarse a la derrota, habrá que tomárselo como algo personal. Porque vamos, lo hemos probado todo: journaling, GTD, time blocking, duchas frías, madrugar, ayuno intermitente, afirmaciones, meditación—sigue tú.

No importa qué intentemos, siempre terminamos cayendo en las viejas costumbres.

A los gurús de la productividad se les olvida mencionar que el truco es solo un medio—no el fin

Pero claro, en el truco es donde está la tensión, el drama, y los momentos emocionantes. Y te lo presentan con prestidigitación narrativa, todo pensado para que te seduzca la ilusión y creas en la magia.

Desarrollar la actitud es un proceso muuucho más aburrrrido. No tiene que ver con el conflicto exterior, sino con el interior. Cómo luchas contra tus miedos, y cómo se va transformando tu percepción a medida que avanzas.

Y no hay trucos que puedan copiar esa transformación

Los trucos pueden cambiar tu realidad, pero solo en la superficie. No has cambiado tu identidad, sigues siendo el mismo. Cuando se te acaba la fuerza de voluntad, ahí estará el viejo tú esperándote. Sin importar qué trucos de productividad uses.

Internet está plagado de gurús que comparten sus trucos de productividad. Y no niego que muchos de esos trucos les funcionaron a ellos. Pero no puedes compartir tu identidad: no puedes recrear en otros tu viaje de transformación.

La actitud es lo que te mueve, no los trucos

¿Quieres ser productivo? ¿Productivo de verdad?

¿Quieres perder la noción del tiempo, estar centrado y decidido, determinado a seguir adelante, sin importar todo lo que te pase por encima?

La actitud no es algo que se compre en una tienda de magia. Es un proceso interno y único en cada persona. Y no hay atajos para desarrollarla: un mago puede aprender a mover los dedos rápido, pero no puede aprender una actitud. La actitud se descubre, no se aprende.

Entonces, ¿los trucos de productividad no funcionan?

Claro que los trucos funcionan. Funcionan cuando tienes la actitud correcta. Entonces cualquier truco te sirve.

Pero si te empeñas en empezar por los trucos porque quieres una solución rápida, entonces todos se probarán inútiles.

¿Cómo sabrás cuándo estás preparado para usar los trucos?

El sentimiento que debería ser algo así:

No sé cuál es el destino, pero sé por qué camino quiero ir. Sé exactamente para qué quiero ser productivo, pero no sé cómo llegar hasta ese punto.

Solo entonces busca trucos de productividad, porque solo entonces vas a estar preparado para ponerlos en práctica.

Tu viaje de transformación habrá empezado, y llegarás a tu destino de todas formas. Pero no te vendrá mal guardarte un par de ases en la manga.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Deja un comentario